Lunes 25 de Marzo del 2019

Condenan a un hombre a la pena de diez años de prisión por considerarlo autor penalmente responsable de los delitos de “Abuso Sexual con acceso Carnal en grado de Tentativa (Dos hechos) y abuso Sexual con Acceso Carnal (Un hecho)”.

El día 20 de marzo de 2019, el Tribunal Criminal Nº3, integrado por los Dres. Mario Ramón Puig, Ana Carolina Perez Rojas y María Alejandra Tolaba, resolvió:

Condenar a C.D.C. a la pena de diez años de prisión con inhabilitación absoluta por igual termino, por considerarlo autor penalmente responsable de los delitos de Abuso Sexual con acceso Carnal en grado de Tentativa (Dos hechos), Art.  119 tercer párrafo en función del art. 42 del Código Penal, y abuso Sexual con Acceso Carnal (Un hecho), previsto y penado en el Art. 119 tercer párrafo de igual ordenamiento de fondo, en concurso real, todo ello en conformidad en los art. 40,41,54,12 y 9 inc. 3 del C.P. y 434 y 436 del C.P.P.  

 

Los Hechos:

Primero: Que el día 15 de junio del año 2016 y siendo las horas 20:00 aproximadamente, en circunstancias en que la menor J. Z. salió de su domicilio en Barrio San Pedrito de esta Ciudad, a los fines de encontrarse con L. C. y un grupo de amigos de esta en la esquina de su vivienda; arriba al lugar el imputado C. D. C., en un automóvil gris conducido por otra persona de sexo masculino. De ahí todos parten al domicilio del imputado, en donde el mismo indujo a la menor Z. a un estado de ebriedad con Vodka y Sprite, por lo cual la víctima pierde el conocimiento, y el dominio de sus actos, sin llegar a desmayarse; y el imputado la acompaña a un cuarto procediendo a recostarla en la cama, en donde intenta mediante forcejeos, sacarle las prendas de vestir a los fines de accederla carnalmente. En ese momento J. Z. entra en un estado de crisis nerviosa y L. C. aparece en escena y saca a la víctima J.Z del cuarto y la lleva  a su domicilio; posteriormente es trasladada al Hospital Pablo Soria por sus familiares, y queda internada en la sala seis de ginecología.-

Segundo: el día domingo 26 de Junio del 2016 a hs. 22,00 aproximadamente, la menor P. G. F. salió de su domicilio, a encontrarse con L. C. (ex compañera de colegio), para ir a ver el partido de fútbol de la selección Argentina y comer unos sándwiches. En un primer momento se dirigieron a la plaza 25 de Mayo del Bº Gorriti, donde C. D. C., le invitó a P.G.F varios vasos de Sprite con Vodka. Luego se dirigieron a la Av. Párroco Marske frente al Hipercomodín y la menor P.G.F pedía volver a su hogar, pero el imputado negó tal petición, en esos momentos L.C se retira del lugar, y la menor empezó a perder la conciencia inducida a un estado de ebriedad por C.D.F por la bebida ofrecida, y luego el mismo llevó a la menor al asiento trasero del auto en el cual se encontraban, y aprovechándose del estado de somnolencia que padecía la menor, le bajo los pantalones y la accedió, sin su consentimiento.

Tercero: el día 03 de julio del año 2016 y siendo horas 00:00 a 01.00 aproximadamente, en circunstancias en que la menor Z. Y. O. de 15 años se encontraba con su amiga A. en el boliche bailable “20-20”, fue que se hizo presente el llamado C. D. C. (usando el nombre de “Leandro”), junto a L. C. en un automóvil color blanco con vidrios polarizados, y se pusieron a hablar con la menor mencionada, luego de un rato la invitaron a dar una vuelta en el auto junto a otras dos chicas que ya se encontraban adentro del rodado, es así que las menores (Z. y A.) accedieron a la invitación. De ahí se trasladaron al barrio San Pedrito en donde C.D.C. compró bebidas alcohólicas, para luego dirigirse al centro de nuestra ciudad, en cercanías del colegio del El Salvador, en donde la menor “Z” es convidada con Vodka y Sprite, y al poco tiempo pierde parcialmente el conocimiento y es llevada al domicilio del imputado C.D.C, donde es el quien recuesta a la menor en una cama de dos plazas ubicada en su dormitorio y cuando se disponía a accederla carnalmente, de repente “Z” recobra el conocimiento y ve al imputado encima de ella, por lo cual C.D.C rápidamente salió de arriba de la misma, para hacerse el desentendido.

Ante esta situación la menor se levantó rápidamente y mencionado solamente “me tengo que ir”, salió desorientada del domicilio junto a su amiga, ya en horas de la madrugada.