Miercoles 02 de Octubre del 2019

Condenaron a prisión perpetua a las inculpadas por el homicidio de Marcelo “Pichón” Córdoba

Ayer, 1 de octubre del 2019, el Tribunal en lo Criminal N° 3 emitió su fallo por el homicidio de Marcelo “Pichón” Córdoba, donde fueron enjuiciadas dos mujeres y un hombre.

Las personas que llegaron a juicio oral fueron Mariana Florencia Cruz y Mirna Aylen Céspedes, ambas acusadas de “Robo calificado con el uso de arma blanca y Homicidio criminis causa en concurso real, conforme lo establecen los artículos  Art. 166 inc. 2, y Art. 80 inc. 7 CPP”; y Rolando Rene Velásquez, como supuesto autor del delito de “Encubrimiento, conforme al Art. 271, inc. 1a y 3ª del CPP”.  

Tras sus alegatos, la fiscalía, representada por Delia Filomena Ortiz y por el cofiscal Gustavo Araya, solicitaron para ambas acusadas la pena de prisión perpetua. Además para Velázquez solicitaron la pena de 6 años de prisión.

El Tribunal, integrado por los jueces Ana Carolina Pérez Rojas – presidente de trámite-, María Margarita Nallar y Mario Ramón Puig, encontraron a las acusadas penalmente responsables de los hechos.

Por ello, condenó a Mariana Florencia Cruz y a Mirna Aylen Céspedes a prisión perpetua.

En tanto Rolando Rene Velásquez, fue condenado a 4 años de prisión.

El Cofiscal de juicio, actual titular de Fiscalía Especializada en Delitos Menores, Gustavo Araya señaló que “la IPP del homicidio de Marcelo Eduardo Córdoba fue compleja pero que por suerte llegamos al resultado querido que es la condena de las acusadas por el robo con armas y el homicidio criminis causa  y Velázquez por el encubrimiento agravado”.

"Este hecho se produjo el 17 de septiembre de 2016, estamos a más de 3 años de esto, y la Fiscalía en 9 meses, aproximadamente, elevó la causa a juicio y se contó con pruebas relevantes para esto”.

Comentó “en primer lugar la pesquisa se direccionó por cómo habíamos encontrado a la víctima, sobre todo por las trabajadoras sexuales que trabajan en el sur de la ciudad, allí se pudo demorar a una persona que manifestó, sin ser convocada como testigo en un primer momento, que conocía al tal ‘Pichón’ Córdoba y conocía quién había sido la supuesta autora del crimen. Luego fue a declarar e inculpó a la compañera con quien estaba, en definitiva fueron Cruz y Céspedes”.

“Además se pudo determinar quién les dio resguardo para evadir  a la justicia y darse a la fuga, fue la pareja de Cruz, el señor Velázquez, a quien esta Fiscalía imputó el delito de encubrimiento agravado”.

Explicó que “se realizaron pruebas determinantes como las científicas, ya que solo con las testimoniales no habríamos cerrados la investigación, por lo que era necesario aportar nuevos elementos de pruebas y aportamos la prueba genética que dio como resultado máxima verosimilitud con la imputada Cruz, no así con Céspedes”.

“Con los testimonios más la prueba genética entendimos que teníamos pruebas con certezas, que fueran necesarias para el juico y mantener la imputación”.

Para finalizar, el Fiscal del MPA destacó “esto fue un trabajo en equipo, si bien el Fiscal dirige la investigación, contamos en el MPA con un equipo de personas preparadas, no es una tarea unitaria sino conjunta y me gustaría destacar eso”.

“Una investigación que se lleva adelante con la ayuda de Secretarios, Ayudantes Fiscales, Instructores, y acá tuvo una actuación determinante la División Homicidios de la Policía de la Provincia".