Viernes 25 de Junio del 2021

Condenaron a 15 años de prisión a un hombre por abusar sexualmente de la hija de su expareja

Producto de una integra Investigación Penal Preparatoria (IPP) llevada adelante por el Ministerio Público de la Acusación (mpA), hoy, el Tribunal en lo Criminal Nº 2 condenó a un hombre mayor de edad a 15 años de prisión por abusar sexualmente en reiteradas oportunidades de la hija adolescente de quien fuera su pareja.

La IPP fue llevada adelante por Fiscalia de Investigación Penal de Alto Comedero, que estuvo a cargo del Dr. Leonardo Ariel Zazzali.

Actuó ante el Tribunal Criminal, el Dr. Diego Cussel.

Fue citado a juicio un sujeto de más de 40 años de edad, acusado de ser al probable autor de los delitos de “Abuso sexual simple, agravado por la convivencia (un hecho) y abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia (dos hechos)”, según lo prevé el Artículo 119, primer y último párrafo; y Artículo 119 tercer y cuarto párrafo inciso f, de conformidad al Artículo 55 del Código Penal de la Nación.

Durante el debate, el Agente Fiscal mantuvo la acusación contra el enjuiciado respaldado en los múltiples elementos de prueba que obran en el legajo, tales como informes técnicos y médicos, declaraciones testimoniales incluida la de la víctima de estos vejámenes.

Finalizado el debate y concluido su alegato, el Fiscal solicitó al Tribuna Criminal que el acusado sea sentenciado a 25 años de prisión.

El Tribunal en lo Criminal Nº 2 dio por probado los hechos, y acompañó el pedido del mpA condenando a cumplir la pena de 15 años de prisión por ser hallado penalmente responsable de los delitos endilgados por el Ministerio Público de la Acusación.

Además, sus datos serán ingresados en el Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a delitos contra la integridad sexual.

 

El caso

Los hechos por los cuales fue condenado ocurrieron entre el 2016 y 2017, dentro de la vivienda donde el sentenciado convivía junto a quien fuera su pareja y a la hija de la mujer, de 14 años, quien se convirtió en su víctima.

En primer hecho, el condenado ingresó a la habitación de la adolescente, quien estaba recostada, y sin mediar palabra la tocó en distintas partes de su cuerpo. Asimismo, evitó que la menor pidiera ayuda tapándole la boca y la amenazó diciendo que le haría algo a su madre si es que contaba lo sucedido.

Los otros dos vejámenes ocurrieron en el mismo domicilio, donde el acusado obligó a la menor a ingresar al dormitorio donde en ambos casos abuso sexualmente de ella.

En todos los vejámenes, el condenado aprovechó que la progenitora de su víctima se retiró del domicilio por cuestiones laborales.